Cáncer por Benceno

669 319 953

Llámanos y te asesoraremos personalmente


Enfermedades del Benceno

Hay que distinguir claramente que el efecto tóxico del benceno difiere según el tiempo e intensidad de la exposición. Si se inhala un elevado nivel de benceno (700 a 3,000 ppm), los primeros síntomas que podemos tener son los siguientes:

  • Somnolencia
  • Mareo o desmayo
  • Ritmo cardíaco acelerado o irregular.
  • Dolor de caobeza
  • Temoblor
  • Confusión

Sintomas de la enfermedad

Estos síntomas que suelen desaparecer cuando la exposición termina y la persona empieza a respirar aire fresco, son similares si en vez de inhalar, hemos ingerido alimentos o bebidas que tienen altos niveles de benceno, asociándose además la siguiente sintomatología:

  • Vómitos que pueden ser succionados hasta penetrar en los pulmones y provocar neumonía por aspiración
  • Irritación gástrica
  • Convulsiones

En ambos casos si el nivel de benceno es excesivo (10,000 a 20,000 ppm) podría fallecer la víctima.
Los problemas serios de salud los encontramos cuando ha habido una exposición a largo plazo al benceno, pues si es de más de doce meses las consecuencias son más graves, ya que podemos encontrarnos con:

  1. Alteraciones sanguíneas: El benceno produce de modo selectivo una afectación de la médula ósea, de forma que se altera la hematopoyesis (formación de células sanguíneas). Las principales células sanguíneas son los glóbulos rojos y los blancos. Una disminución en los glóbulos rojos conduce a anemia. Una proliferación incontrolada (clonal), de glóbulos blancos o de sus células precursoras conduce a la formación de leucemias. De ambos efectos es responsable el benceno.
  2. Problemas en los órganos sexuales, pues se ha comprobado que en las mujeres una exposición a altos niveles de benceno durante meses puede provocar alteración en los ciclos menstruales de las mujeres
  3. Leucemia o cáncer de la sangre y de la médula ósea, pues el benceno afecta a los órganos productores de sangre. Al desarrollarse esta enfermedad la médula produce glóbulos blancos inmaduros (leucocito clonales) que no cumplen su función (defender al organismo contra sustancias extrañas o agentes infecciosos) lo que impide que las demás células sanguíneas (glóbulos rojos y plaquetas) realicen su función. El tipo de leucemia que se relaciona con el benceno es de tipo mieloide aguda puesto que es de evolución rápida y afecta a las células mieloide, de modo que lo que ocurre es que se producen demasiados glóbulos blancos inmaduros (mieloblastos) en la médula ósea y la sangre.

Es necesario establecer que hay que ciertos factores que pueden afectar a qué se desarrollen las enfermedades anteriormente descritas, y entre los que destacan:

  • Otras sustancias a las que se ha estado expuesto, pues en el caso de la leucemia se ha observado que los trabajadores que anteriormente estuvieron expuestos a óxido de etileno que se utiliza como esterilizante e intermediario químico tienen mayor riesgo de padecerla.
  • Otras enfermedades anteriormente padecidas ya si la persona expuesta al benceno antes ha padecido anemia, leucopenia o trombocitopenia, hay mayor riesgo de que sufra una leucemia mieloide.
  • La edad, el sexo, la dieta elegida y el estilo de vida
  • La constatada toxicidad del benceno ha hecho que su efecto cancerígeno haya sido mundialmente reconocido pues:
  • El benceno está clasificado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) como un cancerígeno perteneciente al Grupo I. Esto quiere decir que es cancerígeno para los seres humanos porque así se ha probado por la evidencia científica
  • En el Reglamento (CE) nº 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, se clasifica al benceno en la categoría 1A lo que quiere decir que es cancerígeno para el hombre en base a la existencia de pruebas practicadas en humanos
  • El Departamento de Salud y de Servicios de los Estados Unidos (DHHS) clasifica benceno como un cancerígeno humano
  • Tal y como recoge el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en la Nota Técnica de Prevención nº 486: Evaluación de la exposición a benceno: control ambiental y biológico, el benceno está clasificado como carcinógeno de primera categoría: “sustancia que por inhalación, ingestión o penetración cutánea, se sabe (a partir de datos epidemiológicos), es carcinógena para el hombre”. Por ello, lleva asociada la frase de riesgo R 45, puede causar cáncer. También está clasificado como fácilmente inflamable, R 11, y tóxico, R 48/23/24/25, riesgo de efecto grave para la salud en caso de exposición prolongada por inhalación, contacto con la piel e ingestión según el R.D 665/1995 sobre protección de la exposición a sustancias cancerígenas en el trabajo. En este Real Decreto se define las sustancias cancerígenas como aquellas de las que se dispone de elementos suficientes para establecer la existencia de una relación de causa/efecto entre la exposición del hombre a tales sustancias y la aparición del cáncer.
  • En el REAL DECRETO 1299/2006, de 10 de noviembre por el que se aprueba el cuadro de Enfermedades Profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro, se encuadra, entre otros, dentro del “Grupo 6: agentes cancerígenos”