Cáncer por Benceno

669 319 953

Llámanos y te asesoraremos personalmente


Profesiones de riego del Benceno

Dada la variedad de destinos industriales en los que podemos encontrar al benceno la lista de profesiones que pueden estar en riesgo de estar en contacto con benceno es extensa, destacando entre ellos los trabajadores de petroquímicas, gasolineras, aparcamientos subterráneos, talleres mecánicos y en la industria del calzado. Además, pueden estar laboralmente expuestos al benceno:

  • Fabricantes de Baterías
  • Soldadores
  • Fabricantes de caucho y resinas
  • Fabricantes de masilla
  • Fabricantes de pegamentos y adhesivos
  • Fabricante de detergentes
  • Terminadores de muebles
  • Fabricantes de colorantes
  • Bruñidores.
  • Operarios de producción del ácido carbólico
  • Operarios de producción del ácido maleico
  • Operarios de la fabricación de estireno
  • Operarios de producción de hexacloruro de benceno
  • Operarios de producción de linóleo
  • Operarios en la fabricación de masilla
  • Químicos Trabajadores de clorobenceno
  • Pintores por pulverización
  • Operarios en la fabricación de lacas
  • Trabajadores en la fabricación de explosivos
  • Impresores de fotograbado
  • Operarios de fabricación de tintes de impresión
  • Trabajadores en el desengrasado de pieles, tejidos, piezas metálicas, resinas
  • Trabajadores de lavandería (en seco)
  • Operarios en la industria farmacéutica
  • Trabajadores de la fabricación de flores.

Además hay que tener en cuenta que el benceno es un componente del tabaco y que puesto que es un contaminante ambiental la población en general también padece exposición crónica a bajas concentraciones, siendo la más afectada la residente en las zonas de más emisión, esto es población cerca de gasolineras y de almacenamiento de combustibles y en zonas con mucho tráfico.
Algunos datos y cifras preocupantes

  • En 1948, el Instituto Americano de Petróleo (IAP) citó “es generalmente considerado que la única absoluta concentración de benceno que es segura es cero.”
  • El riesgo de sufrir leucemias por benceno, persiste aun con exposición a
  • concentraciones de: 25 ppm.
  • En un estudio publicado en la revista American Journal Industry of Medicine se analizó el posible riesgo de padecer una leucemia en trabajadores expuestos a varios tipos de carcinógenos sospechosos o confirmados, distinguiéndose según trabajaban o con gases o con electricidad.

Entre los trabajadores (varones) se detectaron 72 casos de leucemia, observándose que el riesgo de leucemia estaba incrementado para los trabajadores con un exposición acumulada estimada de benceno mayor o igual a 16,8 ppm por año, y que existía una especial asociación dosis respuesta con el benceno. La asociación con el benceno fue más importante para las leucemias agudas que para las leucemias crónicas, pero no se encontró ninguna asociación aparente con ningún tipo especial de células. El riesgo de leucemia se elevaba para periodos de latencia de 2,5 a 10 años.

  • Hace años, en las provincias italianas de Milán y Pavia, se produjo una verdadera epidemia de enfermedades de la sangre por causa del benceno –incluida la leucemia aguda– en fábricas de calzado y en rotativas de imprenta, donde se utilizaba este producto como solvente. Se comprobó que la incidencia de la leucemia aguda entre los trabajadores expuestos profesionalmente al benceno era aproximadamente 20 veces superior a la esperada.
  • Los investigadores del Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos, en Bethesda (estado de Maryland), y del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Pekín, encabezados por Ping Lan, determinaron que incluso la presencia de una parte por millón (1 ppm) de benceno en el cuerpo humano ocasiona daños claramente observables en células sanguíneas y de la médula ósea. Este estudio se hizo sobre la revisión de 250 trabajadores de una fábrica de calzado en China en la que se utilizan solventes que contienen benceno.
  • En la Revista Panameña de Salud Publica vol.16 no.3, Washington Sept. 2004, se publicó un estudio titulado “Asociación entre vivir cerca de gasolineras y la leucemia en niños” que fue llevado a cabo por un grupo de investigadores franceses que obtuvieron los datos tras analizar casos de 280 niños con leucemia aguda y de 285 niños sin leucemia, distinguiéndolos por hospital, edad y sexo, analizándose por separado la exposición in utero y la exposición después del nacimiento.

En las conclusiones de este estudio se establece que pese a no haber diferencias en la incidencia en cuanto al sexo, procedencia urbana o rural, hospital y extracto económico, para ambos periodos (in útero y postnatal) se detectaron asociaciones directas entre la leucemia aguda y la presencia de un taller o una gasolinera al lado de la vivienda; para el segundo período la asociación fue estadísticamente significativa (RP: 4,0; IC95%: 1,5 – 10,3). Se detectó por ello una fuerte asociación entre la leucemia aguda y la exposición a gasolineras durante la vida intrauterina y la niñez. Esta asociación fue más fuerte aun cuando se tomó en cuenta solamente la niñez, y no el período intrauterino exclusivamente, observándose igualmente una asociación directa entre el tiempo de exposición a los hidrocarburos y el riesgo de leucemia aguda (RP: 1,03; IC95%: 1,01 – 1,05).
Por el contrario, no se detectó ninguna asociación entre la presencia cercana (menos de 50 metros) de calles muy transitadas y la leucemia aguda ni en el período intrauterino ni después de nacer. Además ninguna de las madres había trabajado en un laboratorio o fábrica donde hubiese estado expuesta al benceno, y muy pocas madres dijeron haber estado expuestas a pegamentos, pinturas o barnices con disolventes orgánicos.
El estudio acaba concluyendo “Aunque cabe la posibilidad de que los resultados de este estudio se deban al azar, la fuerza de las asociaciones encontradas y la detección de una tendencia en función del tiempo de exposición apuntan a una relación causal. (Steffen C et al. Acute childhood leukaemia and environmental exposure to potential sources of benzene and other hydrocarbons; a case-control study. Br Med J. 2004;61: 773–778.)”