Cáncer por Benceno

669 319 953

Llámanos y te asesoraremos personalmente


Enfermos Benceno

¿Qué es el Benceno?

Según la R.A.E  es un “Hidrocarburo cíclico, aromático, de seis átomos de carbono. Es un líquido incoloro e inflamable, de amplia utilización como disolvente y como reactivo en operaciones de laboratorio y usos industriales.”

El benceno fue descubierto por el científico inglés Michael Faraday en 1825, cuando los dueños de una fábrica de gas que abastecía el alumbrado de Londres, le pidieron que solucionara el problema que tenía durante el invierno cuando el gas no podía producir llama debido a las bajas temperaturas. Por aquél entonces, el gas que se usaba para el alumbrado proveía de animales marinos y se guardaba en bombonas de hierro. El científico inglés, cuyo rostro aparece en los billetes de 20 libras esterlinas, se dio cuenta de que lo que le pasaba al gas es que con el frio se condensaba y se acumulaba en el fondo de las botellas en forma de líquido transparente y aromático.

La palabra benceno proviene del latín “benzoe”  y forma parte de la familia de los hidrocarburos aromáticos, cuya acepción aunque actualmente  no tiene nada que ver con el olor, sino con un conjunto de propiedades, sí que es cierto que hacía referencia a un tipo de compuestos que caracterizaban porque las fuentes de donde se obtenían tenían olores agradables en unos casos y en otros era el propio hidrocarburo el que poseía el aroma agradable. Así forman parte de estos aromáticos: el benzaldehído, cuyo aroma recuerda a una mezcla de melocotones, almendras amargas, albaricoques, cerezas, hojas de laurel, nueces y semilla; el tolueno que deriva del bálsamo de Tolú con olor a vainilla y canela; y el benceno que deriva del carbón.

Características del benceno

Su fórmula química es C6H6 y es un líquido, volátil, incoloro pero con un olor característico y con cierto sabor a quemado. Es altamente inflamable.

El benceno es de evaporación fácil y aunque no es soluble en agua, si es miscible (propiedad de algunos líquidos para mezclarse en cualquier proporción, formando una mezcla) con disolventes orgánicos.

Tiene un punto de fusión de 5,5 °C, un punto de ebullición de 80,1 °C, y una densidad relativa de 0,88 a 20 °C.

 

Es un eficaz disolvente para elementos tales como el fósforo, el azufre y el yodo, así como para grasas, resinas, ceras y gomas.

¿Dónde se encuentra el benceno?

El benceno se encuentra en el aire, el agua y el suelo, es decir de fuentes naturales, entre las que también se incluyen las emisiones volcánicas y los incendios forestales.

Así mismo el benceno proviene de fuentes industriales. Aunque fue descubierto y producido en el S.XIX a partir del alquitrán, actualmente la mayoría del benceno se produce a partir del petróleo.

Existen varias industrias que usan el benceno para fabricar otros productos como son el cumeno que se usa en varias resinas, el ciclohexano en nylon y fibras sintéticas, y el estireno usado en plásticos.

¿Para qué y en dónde se utiliza el benceno?

Es uno de los productos químicos de mayor producción en Estados Unidos.

Es precisamente su eficacia como disolvente la que hace que el benceno sea uno de los disolventes más empleados en los laboratorios de química orgánica.

Además de en las industrias que lo utilizan para fabricar otros productos anteriormente comentados, el benceno se usa igualmente en la fabricación de distintos lubricantes, tinturas, cauchos, detergentes, plaguicidas, medicamentos y en la industria del calzado. Igualmente el benceno se utiliza industrialmente como combustible y como aditivo de éste en el caso de los motores, ya que es un constituyente natural de la gasolina, así como del petróleo crudo y del humo del tabaco.

El benceno forma parte de nuestro ambiente habitual, pues todos estamos expuestos diariamente a dosis pequeñas en nuestros hogares, trabajos y entorno ambiental.

En las áreas rurales las concentraciones de benceno suelen equivaler a 1 μg/m3 (0,000313 ppm (partes de benceno por millón de partes de aire)), mientras que en las áreas urbanas la concentración asciende a 5-20 μg/m3 (0,00157-0,00626 ppm).

El olor a benceno puede empezar a notarse cuando hay una concentración  en el aire 191.660 g/m3 (60 ppm) y a reconocerse si la concentración llega a 319.430 μg/m3 (100 ppm).